Trinomio...la luz, tú y yo

Un consejo...

seguidores

My Great Web page

Bienvenidos

cuantos pasasteis por aquí?

jueves, 17 de noviembre de 2011

PEQUEÑO MANUAL DE COMO SER INVISIBLE

De repente, despierto me doy cuenta que no estoy,
físicamente es posible que ciertas personas me vean,
doy fe de ello, pero creo que soy invisible, al menos a mi vista,
me transformo en farolas o esquinas, si es necesario,
cuando respiro mi aliento es dedicado, silencioso,
no busco sillas cómodas, si no bancos de madera 
para compartir con ellos unos pensamientos, y quizás,
algunos poemas, oigo hablar los instrumentos, la
guitarra me juega malas pasadas emocionales en forma
de lágrima, o de piel despegada.
Miro a un lado y las personas andan, corren, huyen...
o simplemente no saben donde van, también, 
en cierto modo, es un camino.
Cuando las sábanas te insinúan arrugas sin estar,
los espejos miran hacia otro lado, o simplemente el
día te ignora, te das cuenta de que eres invisible,
que perfección, poder sentir corazones latir silenciosamente,
colarse por las ventanas para repasar sueños de otros,
descolgarse por los balcones como Romeo perseguido,
visitar lugares sin cita previa, quitar esa goma que suelen
llevar las caretas y desenmascaran las carencias.
Andar vestido con la desnudez que ofrecen los ojos, 
sin miedo a ser visto o señalado, es curiosa la sensación
de saber que tu mirada te desmenuza en instantes, 
dejándote descubierto al amparo de los vientos.
Invisible por un día, eso es lo que todos en algún 
momento de nuestras vidas hemos deseado, cierto
como que sale el sol cada noche y la luna nos calienta,
invisible y pasajero...como la vida del que nunca tiene
nada que perder, excepto su ego. 

                                                   (by fran)


Hombre invisible tomando el sol de la luna


1 comentario:

Rosasinmás dijo...

Me encantó... Es cierto, a veces somos islas entre la multitud. Necesitamos oirnos y aún más comprendernos de vez en cuando.
Un beso.

comentarios